sábado, 25 de abril de 2009

Carroña



" He d'explicar 5 coses que odio :
1. El sobrepès: pesar més del compte és falta de perfecció física, que normalment comporta una falta de disciplina mental. Si aquests homes i dones grassos haguéssin de córrer darrere un lleó, com en els bells temps, ho tindrien ben cru. Ara treballen d'informàtics i tenen dret a fer-se millonaris. Alguna cosa va malament, em dic.."
Lo firma un tal Vanity, que como su propio nombre y el gran delirio de sus blogs indica, de modestia y orgullo anda bastante sobrado. Admiro la capacidad torrencial de sus pensamientos, crítica desmesurada y una visión bastante personal del mundo, pero... todo este despliege de brillantez se va por la taza del water cuando alguien que va de intelectual desencantado de la vida con 23 años hace una afirmación tan ignorante y adoctrinada por esa sociedad de la que él mismo se molesta de renegar en cada una de las entradas de sus múltiples blogs.

Sea una afirmación verdadera o, intencionadamente colocada a modo de transgresión cotidiana, es preocupante ver como el grueso de nuestra sociedad vive infectada de ideas muy semejantes a éstas.
Resulta que el gordo es gordo por su culpa, por comer demasiado y no tener fuerza de voluntad, el drogadicto está de mierda hasta el cuello porque él se lo ha buscado, el fracasado por no tener ganas de mejorar, el deprimido por meterse cuentos chinos en la cabeza y la persona maltratada, violada o humillada, es merecedora de ésto por no revelarse contra la opresión y salir de su estado actual. Vivimos en una sociedad egoista e individualista, que inteligentemente ha sabido transmitir los problemas de los que es creadora, para que se traspasen las responsabilidades a las personas de forma individual.

No pretendo hablar hoy ni ahora mismo de todas las injusticias sociales ni hacer un catálogo con lo razonablemente conveniente para cambiar esta situación, ya que mis saberes y mis puntos de vista son muy humildes y escasos. La diferencia es que sé de lo que hablo. Y también sé lo que detesto... y desprecio a personas como éstas, que viven felizmente merendándose la primera mierda que la sociedad les ofrece en bandeja, creyéndose más perfectos e inteligentes que los demás.

Desde todos los medios se nos ofrecen unas visiones irreales de cómo debe ser el estándar de felicidad del ciudadano medio : tener unos estudios superiores, un trabajo destacable, ganar dinero que es el motor que aproxima al éxito, un buen físico, un consumo desbocado, autocontrol, obediencia, sumisión a las normas establecidas y un largo etcétera que el ciudadano medio debe cumplir para estar socialmente aceptado y bien visto. Nadie que desee una vida más o menos cómoda y estable puede renunciar a eso, pero... no debemos dejarnos engullir por todas las presiones que nos envuelven en el día a día.
Todos tenemos un camino hacia nuestra felicidad personal, que no siempre es la misma. A medida que crecemos nos vamos dando cuenta de que no somos más felices por ser más guapos, ni más ricos, ni estar más buenos, ni por tener un trabajo envidiable, al que hemos llegado lamiendo todos los culos posibles para trepar hasta lo más alto... confio en que una parte de la población sea sensata en este sentido y aprenda a desprenderse de las falsas ilusiones que tan bien nos han vendido, con el único fin de que sigamos tirando del carro, para que los que son más listos se sigan aprovechando de los que somos más tontos que ellos.

Si, tengo sobrepeso... si, carezco de una perfección física... reconozco que el día de mañana, si salgo a correr por la sabana africana me morderá el culo un león, por mi escasa disciplina mental, pero me es gratificante pensar que no muy cerca de allí, aquellos que se creen más guapos y listos que los demás formarán un gran montón de estiércol, que servirá de banquete a los buitres carroñeros, esos que se alimentan de la ignorancia colectiva social.

Abramos los ojos a lo evidente... la perfección no existe.
Intentemos ser felices con lo que tenemos, que no es poco...

1 comentario:

... eLe ... dijo...

estoy un poco estresada estos días, y quiero leer tus entradas con tiempo.
pero de momento te mando un sencillo saludo. sabes, me presenté a un concurso de poesía, bueno algo es algo.(tú escribes también, no?)
espero que te vaya todo bien. un besito guapa!