domingo, 1 de noviembre de 2009

Sexo : de la moralidad, lo políticamente correcto y otras chorradas.




Conversando en clase el otro día sobre un texto de Foucault
que trata sobre la sexualidad en la historia,
y su división de concepciones entre oriente y occidente,
(básicamente el texto explica como a lo largo de la historia,
mientras que en oriente se le ha dado al sexo un significado
basado en el placer individual en occidente
esta visión se ha limitado a un significado meramente
descriptivo y con una concepción puritana del sexo como
objeto de la reproducción, derivada en su mayor parte bajo el
legado religioso-cristiano que hemos "disfrutado" todo este tiempo.)
hicimos una especie de mesa redonda en la que cada
uno era libre de expresar su opinión sobre el tema.
Y cuál fue mi mayor sorpresa que al pronunciar mi
humilde criterio, la propia profesora se mofara de que
"parecía una gran entendida en el tema sexual."
Aún no me creo que esta mujer que se dedica a dar
ética y es licenciada en antropología y no se qué más,
se atreva a decir algo así de una alumna que explica
que lo ideal sería reeducarnos sexualmente para dejar
de tener una concepción tan mojigata y religiosa y poder
acercarnos a puntos de vista que ensalcen el placer,
por encima de la reproducción, que no deja de ser un medio,
más que un fin.




Yo, que soy gilipollas,
tendría que haberle contestado que
no sabe cuánto de experta tengo, porque probablemente
haya explotado mi sexualidad mucho más de lo que esta señora llegaría a soñar.
Pero, soy practica
(además de gilipollas) y prefiero
hacer oidos sordos y que esa mujer me ponga una maravillosa nota y no volver a verla nunca más (llámalo conformismo), en vez
de ponerme a dialogar acerca de cómo los tabús están presentes
hasta incluso en situaciones en las que deberían no estarlo.
A ver, tampoco digo que esta mujer se arranque
la ropa y se ponga a pregonar los beneficios
del sexo libre en un aula repleta
de cerebros pueriles y confundidos...
tampoco es eso.

Pero volvemos a un tema que me irrita demasiado.
El tabú del sexo, la catalogación, la negación de los propios
deseos por el miedo al qué dirán, las represiones, etc.

Señoras y señores, no me jodan, anda...
que follar es bueno, bonito y barato.
Y además, adelgaza, y hasta incluso haces amigos.

Puedo entender que una mujer de 80 años y humana de su época
no entienda de esto, pero el hecho de que una persona
de nuestros tiempos se escandalice por nimiedades,
que vea mal que dos personas, sean del sexo que sean...
se quieran, vivan juntas, follen, tengan hijos o lo que
quieran hacer... o las prácticas sexuales liberales...
Pero eso ya es demasiado para según qué estrecheces mentales.



Yo no soy una entendida, pero si tengo claro que el sexo
está para disfrutarlo, y que una persona debe expresarse
según aquellos deseos o satisfacciones que posea internamente.
Si a un hombre le apetece ponerse la ropa interior de su mujer, pues
perfecto... este hombre es feliz así, disfruta y no es un depravado
como muchas veces se quiere hacer ver.
Si alguien disfruta con el sadismo, el masoquismo, experimentando
con sus parafilias, compartiendo sexo multitudinario, etc, etc. qué?
Hasta incluso si a alguien le gusta comerse las mierdas de otra persona.
Y a usted qué coño le importa? Quién tiene el poder para
decidir si aquello que hace una persona en su intimidad es
aceptable o discriminatorio y si debe sentirse mal o bien por hacerlo?
Desde luego que mi punto de vista (y sé bien de lo que hablo) siempre
habla desde el consenso que da el respeto a los demás y la capacidad
no dañar a la otra persona, animal o cosa.



Señora profesora mia... no soy una entendida, pero me considero
demasiado abierta en cuanto a la sexualidad,
portadora y beneficiaria de gran cantidad de filias, parafilias,
deseos y apetencias que deleito con sumo placer y
procurando disfrutar plenamente con la libre sexualidad
que me proporciona mi pareja en un
ambiente de confianza y libertad en el que soy feliz
disfrutando del sexo como quiero.



Quizá debería acercarme a ella el día en el que tenga las notas
y decirle todo esto... aunque soy gilipollas y seguro que no lo haré.

Pero bueno... también soy libre y feliz y eso no me lo quita nadie.

4 comentarios:

Nostromo dijo...

No parece muy lógico hacer una especie de debate sobre sexo y luego decir a la persona que hable que "parece muy entendida". En todo caso es un comentario que revela ignorancia sobre el tema y por supuesto que una de las cosas más vergonzosas es en esta vida (mucho más que cualquier práctica sexual, al menos para mi) es presumir de la propia ignorancia.

Por lo demás lo que expresas me parece parte de un problema mucho más global que se concreta en esa manía que tenemos de meternos en la vida de los demás y decirles lo que tienen o no tienen que hacer. Una cosa es que existan ciertas normas que permitan la convivencia y otra que tratemos de regular la vida de los demás hasta el milímetro que es lo que pasa hoy.

Sobre tus problemas con el pc mientras duren seguiré leyendo tus contestaciones a través de tu blog.Suerte con todo.

Coraline dijo...

Amén, compañera.

Nov dijo...

Querida amiga,
En el fondo de la cuestión se encuentra un problema de clara tolerancia y de respeto pese a nuestras diferencias. En esto no se incluye tan sólo el sexo sino todas las actitudes que conforman el amplio abanico de nuestra existencia.

Odiseo dijo...

Tienes un interesante blog, en el que he caído por aquello de saltar de blog en blog. Procuraré visitarte.

Respecto de la entrada, poco queda por comentar, lo has dicho todo. Lo más prudente sería adherirme al "amén, compañera", de Coraline. Di que sí: la vida está hecha para disfrutarla y el sexo es uno de los aspectos de la vida en los que más se disfruta. Y cada cual a su aire y gusto.

Besos.