viernes, 5 de junio de 2009

Atados... vivimos atados, moriremos atados.


El vínculo establecido entre nosotros dos era de los que
ni la ausencia ni la distancia ni el tiempo podían romper,
y no importaba que él pudiera ser más especial,
guapo, brillante o perfecto que yo,
él estaba tan irremediablemente atado como yo,
y si yo le iba a pertenecer siempre,
eso significaba que él siempre iba a ser mío.

Siempre tuya.


Luna nueva,
Sthepanie Meyer

1 comentario:

... eLe ... dijo...

jo. estoy en un estado angustio-ambiguo-decepcionante-amatorio lo malo es que como soy medio obsesiva esa idea se perpetrará en mi mente y me atormentará hasta que lluevan sapos. el amor y la primavera es lo que tienen jeje.