martes, 12 de enero de 2010

Angelitos???



Me ha hecho mucha gracia un correo que me ha mandado
una amiga mía y que trata sobre el tema de los profes
y alumnos, será porque el tema me toca de cerca...

CONSEJO: NO DISCUTAS CON LOS NIÑOS DE AHORA...

..... SE SALE PERDIENDO......

1.- Una niña le estaba hablando de las ballenas a su maestra.

La profesora dijo que era físicamente imposible que una ballena se
tragara a un ser humano porque aunque era un mamífero

muy grande su garganta era muy pequeña.
La niña afirmó que Jonás había sido tragado por una ballena.
Irritada, la profesora le repitió que una ballena

no podía tragarse a ningún humano; físicamente era imposible.

La niña dijo:
- Cuando llegue al cielo le voy a preguntar a Jonás.
La maestra le preguntó:
- ¿Y qué pasa si Jonás se fue al infierno?
La niña le contestó:
- Entonces le pregunta usted.

*****************************
2.- Una maestra de preescolar estaba observando a los niños

de su clase mientras dibujaban. Ocasionalmente se paseaba

por el salón para ver los trabajos de cada niño.

Llegó donde había una niña que trabajaba diligentemente,

y le preguntó qué estaba dibujando. La niña replicó:
- Estoy dibujando a Dios.
La maestra se detuvo y dijo:
- Pero nadie sabe cómo es Dios.
Sin pestañear, y sin levantar la vista de su dibujo, la niña
contestó:
- Lo sabrán dentro de un minuto.

*****************************
3.- Una profesora de catecismo estaba discutiendo los Diez
Mandamientos con sus pupilos de 5 y 6 años.

Después de explicar el mandamiento de 'Honrar a tu padre

y a tu madre', les preguntó:
- ¿Hay algún mandamiento que nos enseñe cómo tratar a nuestros
hermanos y hermanas?
Un muchachito (el mayor de su familia) contestó:
- No matarás.

*****************************
4.- Una niña de siete años admitió calmadamente a sus papás que un
niño la había besado después de la clase.
- ¿Cómo sucedió eso? -Preguntó asombrada su mamá.
- No fue fácil -admitió la pequeña señorita-, pero tres niñas me
ayudaron a agarrarlo.

*****************************
5.- Un día una niña estaba sentada observando a su mamá lavar los
platos en la cocina. De repente, notó que su mamá tenía varios
cabellos blancos que sobresalían entre su cabellera oscura.

Miró a su mamá y le preguntó inquisitivamente:

- ¿Por qué tienes algunos cabellos blancos, mamá?

Su madre le contestó: - Bueno, cada vez que te portas mal

y me haces llorar o me pones triste, uno de mis cabellos se vuelve blanco.

La niña asimiló esta revelación por un rato y luego dijo:

- Mami, ¿por qué TODOS los cabellos de mi abuelita están blancos?


*****************************

6.- Todos los niños habían salido en la fotografía y la maestra estaba tratando de persuadirlos a cada uno de comprar una copia de la fotografía del grupo. - Imaginaros qué bonito será cuando ya seáis todos mayores y digáis: 'Allí está Catalina, es abogada', o también 'Ese es Miguel, ahora es doctor'. Sonó una vocecita desde atrás del salón: - Y allí está la maestra. Ya se murió.




Hace gracia, pero bien es cierto que cada vez más

te encuentras con niños repelentes y sabelotodo

que expresan pensamientos poco adecuados para su edad.

Es el ritmo de vida y nuestra sociedad los que cada vez

exigen a los niños que se vuelvan más adultos, maduros

y responsables antes del tiempo que les toca.

Que sepan demasiadas cosas,

que hagan demasiadas cosas, que tengan demasiadas cosas,

cuando lo que realmente deberíamos

pensar es que un niño es un niño,

y debe tener sus ritmos, sus espacios

para aprender, para jugar, para cansarse,

para aburrirse...

y para tener esa maravillosa inocencia

que los caracteriza.

Dejemos de pedirle peras al olmo, al final... todo llega.