martes, 27 de abril de 2010

La ladrona de libros



" Quise decirle muchas cosas 
a la ladrona de libros,
sobre la belleza y la crueldad, 
pero ¿qué podía contarle 
sobre todo eso que ella no supiera?
Quise explicarle que no dejo de sobreestimar 
e infravalorar a la raza humana, 
que pocas veces me limito 
únicamente a valorarla.
Quise preguntarle cómo un mismo hecho
puede ser espléndido y terrible a la vez,
y una misma palabra, dura y sublime.

Sin embargo, no abrí la boca.
Sólo conseguí hablar para confiarle 
a Liesel Meminger 
la única verdad que hago mía.
Se lo dije a la ladrona de libros,
y ahora te lo digo a ti ...."