jueves, 6 de mayo de 2010

Cero... nada.



El movimiento se demuesta andando.
Llegan tiempos de cambio.
He decidido callar la voz acusadora
que rezuma cada poro de mi piel.
La nada es un hecho.
Es vacio. Es ausencia.
Yo soy y seré esa nada.
Cero, nadie, nada...
y renaceré en todo.

2 comentarios:

Edna dijo...

Me gustó mucho, saludos :)

alejandra dijo...

En ocasiones para ser, hay que dejar de ser otra cosa...