martes, 4 de agosto de 2009

Si algo puede salir mal...


Pues efectivamente, si algo se puede joder,
tranquilos todos, y tened por seguro
que se acabará jodiendo.
Cada vez estoy más convencida de que es una señal
de eso que llamamos destino y que no queremos
creer que existe.
Un pequeño aviso, para que te des cuenta
de que nada de lo que planees o prepares saldrá
nunca como esperabas.
Un atentado a las esperanzas y a los deseos.
Y se queda tan pancho el muy cabrón.
Pero bueno, intentaremos ser prevenidos
y estar atentos a la próxima.
Y ante todo, sobreponerse, porque...
por muy mal que salgan las cosas
nada ni nadie puede arrebatarnos nuestros sueños
ni la capacidad de conseguirlos.
Y como dicen todos los resignados de este planeta...
Paciencia, que todo en esta vida tiene solución
menos la muerte.
Amén.