viernes, 27 de marzo de 2009

La mujer y el pulpo...

Entraba anoche en el blog de ...eLe... (Oniric Insomnia) y cotilleando un poco acerca de aficiones e intereses compartidos, encontré una pintura japonesa que me llamó la atención.
Y no me llama completamente la atención a primera vista porque sea de una extravagante eroticidad, sino que de repente recordé una imagen que encontré en un recóndito lugar de la red y que no supe muy bien el porqué me agradó conservarla...

La pintura japonesa original a la que nos referimos se titula "El sueño de la mujer del pescador" del autor Hokusai, que data de 1820 y es considerada un pilar de la pornografía actual japonesa.
El tema de cefalópodos y tentáculos penetrando a mujeres es exclusivo de la erótica japo y no se encuentra en ningún otro país ya que surgió en la década de 1980 debido a que las leyes del país prohiben absolutamente la aparición de genitales (pero permiten la aparicion de cualquier práctica sexual), por lo que los dibujantes optaron por cambiar al hombre por un pulpo o cualquier otro monstruo o máquina con tentáculos orgánicos o mecánicos.





Me doy cuenta de que la pintura es cuanto menos sugerente y cargada de una sexualidad que en un principio se rechaza por extraña, pero que después atrae al observar el gesto y las sensaciones de la mujer ... al fin y al cabo... la esposa del pescador no parece estar pasándoselo mal... y quién más, quién menos hemos tenido sueños con aires bizarros de connotación sexual...

Puesto que me ha dado por contar a mi manera esta historia (gracias por tu idea origina ...eLe...) y que he recabado información sobre ella, os dejo un artículo interesante que habla sobre la evolución del concepto del pulpo en las creencias a lo largo de la historia y su vinculación con la sexualidad...

Extraigo un párrafo lúbrico y os dejo la foto a la que... de repente, le encuentro algún que otro motivo ...

¿el pulpo es una fantasía erótica específica de la mujer, o una proyección de los miedos del hombre? Ciertamente, parece lógico que es compatible con la mujer la posibilidad de fantasear sobre un ser que a un tiempo pulse y penetre todas las partes erógenas, despierte los sentidos, intensifique el placer y armonice los ritmos precisos, independientes, sincronizados, de las zonas de la carne sensibles al gozo; que dirija todas las sensaciones a una apoteosis múltiple, a un orgasmo multiplicado, a un frenesí exuberante y delirante. La mujer en ese abandono lograría a un tiempo ser objeto y usuaria de placer. Procopio en su Anécdota cuenta como la emperatriz Teodora trató de experimentar ese climax en un lance amoroso al «satisfacer completo y simultáneamente todos los orificios amorosos del cuerpo humano».







Disfruten sus extravagancias...

2 comentarios:

... eLe ... dijo...

Gracias por ampliar de forma tan sugerente toda la información que la lámina contiene; he aprendido cosas nuevas. Es una buena pregunta si esos cefalópodos representan el miedo del hombre, desde luego representan el miedo de una sociedad que sustituye por otras imágenes para no mostrar los genitales.

Encantada de haber sido cotilleada y que te haya gustado. Al leer hoy tu comentario no he podido soltar una carcajada al leer...: "además, la suciedad del contenedor resbala en el tejido ;)"
jajajaj, qué bueno.

yo también te seguiré. cuidate

john table dijo...

jaja muy bueno lo del pulpo...el otro dia me mandaron algo un poco mas picante(pulpo de por medio) pero la ilustracion japo es muy buena ...
y ademas para mas curiosidad escribi una historia sobre un pulpo...mundo este lleno de concidencias.