sábado, 25 de julio de 2009

La lejanía de tus labios


Me despido mirando atrás, a una puerta vacia...
me alejo por ese túnel que no quiero traspasar.
Pero me tengo que ir,
como siempre...
como siempre que empiezo a ser feliz.
Te prometí que a la próxima no me marcharía,
pero tengo que irme.
Lejos...
demasiado lejos de ti.
Veo pasar los kilómetros, rápidos
mientras mis minutos se hacen eternos.
Desprecio todo aquel que se cruza conmigo,
todo aquel que me mira y no eres tú.
Desearía poder parar el tiempo y quedarme a tu lado.
Pero no puedo...
y solo me queda esperar.
Esperar a que todos estos días acaben...
y pueda quedarme, al fin, en donde mi vida posee un atisbo de sentido.
Y sentir que estos millones de años luz que
separan tus labios de los mios se disuelven
en un segundo...
y que no volveré a perderlos nunca más.